Grandes clásicos: Muerte en las nubes

Desde el asiento número nueve, Poirot está idealmente ubicado para observar a los demás pasajeros del avión.

A su derecha se sienta una mujer joven, claramente enamorada del hombre de enfrente.

Más adelante, en la butaca número trece, se encuentra una condesa con una pasión por la cocaína mal disimulada.

Al otro lado del pasillo, en el asiento ocho, una abeja agresiva molesta a un escritor de novelas de detectives.

Sin embargo, Poirot no se da cuenta de que, detrás suyo, en la segunda butaca, se halla el cuerpo sin vida de una mujer. Será un lector muy agudo el que no se sorprenda al final.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s