La importancia del grosor del albornoz

El grosor importa. Si escogemos un albornoz de tejido muy grueso nos secará con rapidez y nos confortará, pero si el lavabo es húmedo y no ventila bien, se secará más y con dificultad y en la siguiente ducha no será tan agradable.

Además, será un buen sustrato para el crecimiento de hongos, bacterias y ácaros.

Por otro lado, con un paño más delgado puede que no nos sequemos del todo bien y pasemos frío, aunque si el ambiente es seco, perderá la humedad con mayor facilidad.

Además, en sucesivos lavados irá perdiendo fibras y por tanto perderá más pronto que tarde su eficiencia.

A este respecto, un albornoz de 400 gramos ya está considerado de calidad.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s